domingo, 20 de mayo de 2018

FOH FEST MÁLAGA 2018 - ORTHODOX, ATAVISMO, GRAJO y GLASSWORK (19 de Mayo, Sala Eventual)




Hola. Mi nombre es Coronel D. Mortimer y ayer estuve en la EDICIÓN I del FOH FESTIVAL, organizada por RITUAL PRODS y no, no soy alcohólico... pero tengo hambre. Llegué por allí dejándome caer sutilmente, y acabé dando más besos y saludos que en una boda o bautizo. Mis huellas dactilares andan repartidas por los cuatro vientos y mis labios están quemados del roce con mejillas de todo tipo. Soy cordial, aseado y llego vestido de gala porque la ocasión lo merece. Hay gente que todavía se parte el culo (si los cálculos no me fallan la cosa quedaría en dos rajas) para organizar eventos en Málaga... y vaya, vaya evento el de ayer. Hace aproximadamente un mes y medio que convivía con un secreto (me imagino que lo sabrían un puñado de personas solamente, o eso quiero creer para sentirme impotante, que a veces uno tiene falta de cariño) que iba a estallarme en la psique como un grano de esos que laten. 

Me siento afortunado de poder saludar a gente a la que admiro como son ALONE RECORDS, SPINDA RECORDS que nace para quedarse a lo grande (genial ponerte cara, Mr Berto), a mi admirado ANTONIO RAMÍREZ y el quintaesencial MENTES DE ÁCIDO (la última lámina que le quedaba de "La Gran Obra" la cedí a una Dama de las Sombras que lo merecía más que yo), la peña de las bandas y gente de sellos que me trata con una amabilidad fuera de toda lógica como son los responsables de SACRAMENTO RECORDS. Por allí estaban también la peña de THE BRAVES RECORDS, queridos y conocidos y conocidas de mil historias de internet que poco a poco van antropomorfizándose en caras reales lo cual es un auténtico gustazo. Siento no ser físicamente como os imagináis, pero os prometo que tengo un corazón grande y os amo. 

Ayer mi cuerpo necesitaba Catarsis Metalera y alejarme de la experimentación que viene inundando mis oídos últimamente. Al fin y al cabo, mis raíces están ahí, en el maldito metal, y del metal os voy a relatar. En líneas generales, expectacular sonido salvo algún detalle en los cuatro grupos, juego de luces muy currado, público respetuoso, poco o ningún olor a axila añeja y un estado general de reverencia por los grupos que iban a participar en el evento.

GLASSWORK
++++++++++

Abrieron el asunto los malagueños GLASSWORK con dos discos ya en su haber con una mezcla de Progresivo y Metal trabajada y que se mueve a caballo entre partes a lo KING CRIMSON, PORCUPINE TREE y similares pero con un regusto mucho más agresivo. Tengo que reconocer que no es mi estilo de cabecera; me gusta el Progresivo generalmente a secas, y cuando se mezcla con el metal se me suele atragantar, pero los malagueños hicieron un más que correcto set apoyado por buenas líneas de teclado y flauta. Los momentos más álgidos vinieron apoyados por la flauta travesera y sus acercamientos más andalusíes a lo TRIANA (con toquecitos de JETHRO TULL) pero pronto se volvía a cambiar de rumbo hacia esa suerte de Metal instrumental progresivo a lo TOUNDRA, JARDIN DE LA CROIX y similares. Creo que con un poco más de trabajo lograrán pegar un pelotazo gordo si se alejan de las directrices cada vez más rígidas de lo Progresivo que no nos engañemos, el tiempo ha dado la razón a muchos en decir que lo progresivo al final es un género más rígido incluso que el Metal en sí mismo.

Pero no me entendáis mal, reitero que GLASSWORK dieron un concierto muy bueno, sonaron de narices y es una banda muy prometedora.





GRAJO
+++++

Los siguientes en salir a escena fueron los cordobeses GRAJO en lo que fue mi tercer concierto de ellos. Teniendo en cuenta que los he reseñado, entrevistado y seguido su trayectoria, puedo afirmar con un mínimo objetivo de credibilidad de que han mejorado apabullantemente sobre el escenario. Me trago mis palabras cuando comentaba de que les faltaba algo escénico para adornar su música porque han cogido unas tablas que hace innecesaria cualquier tipo de parafernalia. Se sucedieron un himno detrás de otro con guitarra y bajo imperturbables como cadáveres, esparciendo un riff mortecino detrás de otro... dándonos a comulgar de una Dádiva sagrada a base de CANDLEMASS, PENTAGRAM y JEX THOTH

Liz cada vez más suelta en el escenario y su prodigiosa voz no tiene puntos flacos, al igual que una batería correosa, arrastrada y marcando los tiempos a la perfección. Imposible salir defraudado de un concierto de GRAJO. Curiosamente, las tres bandas principales del evento han tenido trabajos en mayor o menor medida de ANTONIO RAMÍREZ. Cada vez me atrapan más; esa maravillosa mezcla de Occult Doom, heavy de toda la vida y la pesadez de la base rítmica los despuntan como una de las bandas más exportables y distintas de un panorama nacional que parece demasiado obesionado con el Stoner. 







ATAVISMO
++++++++

Hablar de ATAVISMO es hablar de leyendas de culto. De idiolatría y de una forma de entender la música única y personal. Los Algecireños llevan dos discos de órdago y sus directos no tienen desperdicio. Hubo algún problema técnico con el sonido al principio pero se arregló con premura. La adición a la formación del teclado para liberar a Poti de las labores cacharreras ha sido todo un acierto y bueno... he hablado tanto de ellos que ya no sé que decir. Rock Espacial Andalusí, Fuzz Ignominioso y una depuradísima técnica en todos los sentidos. 

Pivotando sobre el versátil bajo de Mateo está Sandri viviendo cada golpe de batería como si fuese el último mientras Poti suelta un riff detrás de otro con esa característica mirada suya que parece traspasarte y estar viendo lámparas de lava a kilómetros de distancia. Su tono y timbre es media banda y siempre ha caracterizado a todos los proyectos, desde VIAJE A 800 a los pre Atavismo MIND!, de los que tocaron esa grandiosa rendición de Space Rock que es "Volarás". Se me hizo demasiado corto, la verdad, pero es que ayer perdí la noción del tiempo y no sabría decir con exactitud el tiempo que tocó cada banda.








(OH, MIGHTY") ORTHODOX
+++++++++++++++++++++

Apunta esta fecha en tu jodida agenda. 20 de Mayo de 2018, cuatro años después de su separación como trío, Ricardo irrumpe en el escenario y ORTHODOX se marcan uno de sus mejores bolos de su historia. Tocando "Gran Poder" con una energía inusitada y con la sensación de que esos cuatro años han estado ensayando en secreto, porque aquello sonó glorioso. Orthodox es una banda que me cambió la forma de concebir el Doom porque yo ya estaba hastiado de ese estilo... se me abrieron unos horizontes ignotos a través de unas líneas argumentales que rozaban lo ritual. Pero vamos por partes. Lo primero a resaltar es que en líneas generales se conservaba un 70% de pelo con respecto a conciertos anteriores, y eso ya es signo de buena salud...

Hay gente que dice que estamos compuestos en uno 80% de agua pero siento discrepar. Ricardo es un 80% metal y ayer volvió a demostrarlo. Un agrio Serrato al bajo soltó sus soliloquios con una mala leche inusitada, como si estuviera deseando desde hacía mucho tiempo escupir de nuevo ese grandioso debut que fue "Gran Poder". La media sonrisa de Borja al empezar era vaticinadora. Vais a sufrir, cabrones y cabronas... vaya manera de aporrear la batería. Ha madurado con los años y los múltiples proyectos hasta alcanzar una destreza a la percusión que lo hace único... un golpe seco, violento que te agarra el pecho como un carajillo a las seis de la mañana y entre pegada y pegada pasan muchas cosas que precisan de la máxima atención del oyente. 

Todo esto por separado. Ahora imaginad lo que son los tres ingredientes mezclados repartiendo un brebaje que se ha ido madurando durante cuatro largos y malditos años. No hubo espacio para concesiones líricas a lo "Heritage" o atisbos de "Sentencia". No hubo paz en ningún segundo y la subida al escenario de AQUILLEAS POLYCHRONIDIS en un tremebundo interludio de Free Noise agrandaron un set ya de por sí sublime. 

No sé que más contar. El sudor de los músicos (literalmente) llegó a las primeras filas. Tengo un museo en mi casa de calzoncillos cagados y ayer añadí otro a la colección, que ya se va tornando difícil de mantener. Algunos me preguntaban si tocar en trío iba a tener continuidad (creo que me lo preguntaban a mí porque soy tan pesado en las redes que la cara me cambia cuando me hablan de ORTHODOX). ¿Qué decir?... pues no lo sé, pero para qué ensayar "Gran Poder" para un solo bolo, no?.

Ayer no hubo alegorías a la Diosa en el escenario. Ayer los Dioses estaban muertos y la muestra de respeto de los músicos vueltos hacia los amplificadores en un acople que podría haber durado eternamente me demostró lo pervertida que está la música. Mientras la atención se desvía hacia el último disco de SLEEP, ayer viví uno de los hitos que me acompañaran durante mucho tiempo. 

Hay bandas muy por detrás de ORTHODOX viviendo del cuento, y lo digo porque lo sé, porque llevo escuchando música desde que mis mitocondrias pasaron su primer Test de Apgar. Hacedme caso y apoyad la escena cercana porque algo gordo se va avecinará si lo hacéis... ya sea musicalmente o un maldito meteorito que nos mate a todos como especie de una vez por todas.



















jueves, 17 de mayo de 2018

A.L. GUILLÉN - "La Noche" (PLUS TIMBRE PT031, 2016)


"Cuando era de noche, antes que hubiera nada en el mundo, estaba la luz metida en una cosa grande, llamada Chiminigagua, de donde después salió. Chiminigagua comenzó a amanecer y a mostrar la luz que en sí tenía. Lo primero que creó fueron unas aves negras y grandes, a las cuales mandó que tuviesen ser y fuesen por todo el mundo echando aliento o aire por los picos. Y el aire que echaban era lúcido y resplandeciente. Y luego que hubieron recorrido el mundo, quedó todo claro e iluminado. Luego creó Chiminigagua todas las otras cosas que hay en el mundo, y entre todas, las más hermosas fueron el Sol y su esposa, la Luna". MITO DE CHIMINIGAGUA (según se recoge en Simón, Fray Pedro. Noticias historiales de las conquistas de Tierra Firme en las Indias Occidentales).

***

Del Caos y la Nada griegas surgen los primigenios nombres de Tártaros o El Inframundo, Gaia y Eros, pivotando sobre Erebos, Dios de la Oscuridad y su consorte Nyx, Reina de La Noche. Éter y Emera, dioses/as del Cielo y de La Luz del Día en una batalla incesante, violenta e incandescente... el día comienza cuando Hemera salía del Tártaro y relegaba a Nyx a la oscuridad moviéndose todo ello en un engranaje ourobórico tan ancestral como preciso y peristáltico. En la mitología Nórdica los cielos siempre han estado llenos de carruajes fastuosos donde Hrímfaxi (crines de escarcha), tiraba del carro de Nótt (Noche) y Skinfaxi (crines brillantes) hacía lo propio con el carro de Darg (Día). Una representación pictórica de Nótt tribulando su carro nocturno es portada (Peter Nicolai Arbode, Siglo XIX) de "Umskiptar", disco de BURZUM de 2012. En los antiguos Vedas la dualidad queda establecida con Suria y Uchas, en enterna lucha constante.

La Noche de San Juan (la noche de las hadas) hunde sus raíces en el Zoroastrismo y es celebrada el 23 de junio (solsticio de verano) como ineludible punto de unión entre los dos mundos donde la noche se acorta y las antorchas encendidas representan el agónico intento de dar fuerza a un sol que se está debilitando... y de soles que se debilitan es precisamente de lo que trata este íntimo, cautivador y arriesgado disco de A.L.GUILLÉN llamado "La Noche".

No sé si siguiendo la línea argumental de "En Recuerdo Del Amado" (cuya reseña podéis leer aquí), "La Noche" es en contraposición a aquel un descenso, meditación y posterior ascenso por una escalera de Dendritas, aguas serotoninérgicas e impulsos eléctricos en el rompiente donde van a vararse todos los barcos. Grandes, pequeños o simples troncos a la deriva... no importa tu tamaño porque todos y todas tenemos que visitar este inhóspito lugar que tiene la particularidad de que a pesar de que está lleno de turistas, sólo podemos vernos a nosotros mismos.


El disco se graba con un Theremin o Eterófono en La Antena Noética (Almería) con posterior masterización de DAL VERME y el propio GUILLÉN corriendo la edición en digipack a cargo del sello PLUS TIMBRE. Difícilmente puedo yo aportar algo al maravilloso, sugerente y personal escrito de Guillén que adorna el interior del disco donde se nos pone en contexto sobre el carácter de Rito de Paso que tiene el trabajo. El texto se nos revela potente, emotivo y dramático, pero precisamente son esas tres características las que dotan de cordura y sentido a todo lo que nos va a ser relatado. La Pérdida... el Tránsito... la fina línea que traspasa una realidad de la irrealidad (o lo desconocido) vivida desde la perspectiva del doliente y desde la perspectiva del que se sublima. La chicharra agotadora de "El Silencio Inminente" es un acúfeno espiritual que (citando el texto de Guillén) se torna séptico, infecto y metastásico. 

Es la aurora que define un cambio cargado de la plomiza pesadumbre del todo llega. Una chicharra amplificada que recoge atisbos de ese otro lado que comienza a atisbarse. La frontera entre lo real y lo irreal es en este momento cuando se percibe por los sentidos porque nuestra antena personal (que son las circunstancias fisiológicas, mentales y físicas) apuntan al eje de ordenadas y coordenadas adecuado, que no necesariamente (seguro que no) esté en este lado de la realidad. "El Silencio Inminente" es el rechinar de la rabia de diente contra diente, de ira contra amor, de tiempo perdido contra tiempo que queda. No hay manual de supervivencia aquí, y para darnos cuenta necesitamos una vida entera. La madrugada tiene sonidos, y amplificados suenan a esto, que duda cabe. 


Por contra "La Lucha" es el silencio de la madrugada percibido por el que está descosiendo las cortinas de la irrealidad de Maya. Guillén usa una palabra que suelo traerla a colación bastante y es la Sepsis. Sepsis del Alma, sepsis de los sentimientos, sepsis moral... el mundo está séptico y somos los microorganismos multiresistentes que parasitan La Realidad. La fiebre vence a la infección y somos combustible para una máquina eterna que no distingue de faces. "La Lucha" usa el espectro grave del Termenvox para describir la angustia del miedo. Un noise industrial minimalista y agresivo que no puedo evitar comparar con ALAN SPLET y cosas primitivas como CONTROLLED BLEEDING, WHITEHOUSE o S.P.K. y CON DOM. El doliente recorre El Reino De Los Muertos o Duat de OSIRIS y HORUS pero nunca solo sino acompañado de SOCAR, Dios De La Oscuridad representado como La Vía Láctea en el Horáculo de Dendera.

"Beso Nuestra Placenta" es como la circulación placentaria. Es inversa, sutil y casi que me atrevería a decir que milagrosa. Besar una placenta o comulgar de la dádiva de la vida (y la muerte) en forma de un taladrante pero lejano ruido que va y viene hasta transformarse en la ceniza de "Ribera Del Genil". Todo vuelve al río, el río va al mar y el Funeral Estelar se completa en tres minutos y medio de un llanto de regusto neoclásico como si el theremin fuera el único instrumento que quedara de una orquesta decadente. 

Aires de Cámara asfixiantes que huelen a cañaveral y riberas... a detritus de aves de rapiña que parecen ninfas que cantan. De repente la estática, la electricidad en modo de lluvia se lo come todo. Los eruditos veneran la electricidad. Lo eléctrico en sus múltiples formas. La electricidad es el Final de todo, pero nadie lo sabe.



miércoles, 16 de mayo de 2018

KOYAZIU - "NECESIDADES AFECTIVAS" (GRABACIONES AUTOBOMBO, CASSETTE, 2016)


El término KOYAZIU tiene múltiples acepciones pero hoy voy a intentar ir al grano. GRABACIONES AUTOBOMBO, sello del que vengo comentando últimamente bastantes ediciones interesantes (YUNCLAS, EL SONIDO DEL VACÍO...) edita una llamativa cinta bajo el sugerente nombre de "Necesidades Afectivas". Siendo sincero, no sé si soy la persona más adecuada para describir este tipo de música, pero sí sé que me ha gustado muchísimo esta particular mezcla de electrónica (downtempo), techno y experimentación.

PEDRO LEBRATO BLANCO (Xixón) es el encargado de proyectos como HARE, S.U.M. XIXÓN, MARESIA (junto a Javier Suárez Rodríguez, Jahzzar... se trata de un interesante proyecto dirigido a poner sonidos a las calles de Gijón) o estos KOYAZIU, indefectiblemente unido a la escena del Trance, House, Minimal y movidas parecidas dentro de la zona de Asturias (por ende, también ligado a la mítica, denostada escena de la Ruta Norte del Bakalao). Si mis rastreos no se han equivocado, KOYAZIU tienen un trabajo previo en digital bajo el nombre "La Importancia Del Experimento" y poco más puedo contar en cuanto a bio salvo que PEDRO LEBRATO está ligado al LABORAL CENTRO DE ARTE (http://www.laboralcentrodearte.org/es).

Es curioso cómo han tenido que pasar prácticamente dos décadas para que un servidor, proveniente del metal más cerrado y obtuso, sepa valorar (no sé si en su justa medida), la electrónica y sus "sentimientos". Y digo sentimientos porque la falacia esa de los seres vivos versus los inanimados cada vez es más vacua... hasta las máquinas necesitan de sentimientos y el feedback procesado (bajo la mente, manos, batuta del ser humano) acaban convirtiéndolas en criaturas mitad ser antropomorfo, mitad amasijo de chatarra tecnológica. Al caso da igual, al ritmo que vamos, acabaremos demostrando que todo lo que existe es afectivo, y que todo lo que es afectivo existe. ¿Qué formas de existencia son las válidas?... pues yo no lo sé, lo mismo algún ser superior viene mañana y nos lo cuenta.


KOYAZIU transita por sonidos muy agradables haciendo constantes guiños a la escuela techno de toda la vida, pero en el poso y sustrato que queda (el regusto en el paladar de lo consciente) podemos encontrar trazas de algo más oscuro, no sé si cinematográfico y en ocasiones bastante experimental. La portada es sin duda algo femenino, perturbador a nivel psíquico pero cargado de ironía y humor negrísimo, no en vano lo primero que te encuentras al abrir la cinta es la frase "She Will Eat Your Brain" junto a un cerebro con un bocado dado que remite ineludiblemente a la franquicia APPLE (o no, sólo estoy especulando). En la portada diseñada por CARMEN COLUNGA, una mascarada perversa (muy al anime DEATH NOTE, por cierto). Dicho todo esto, lo que me queda es ahondar en la música.

La Cara A se abre con la imperativa "Deformará Tu Actitud", con bases sampleadas, percusiones de SynthWave y demás delicias pseudofuturistas que crean un entramado hostil pero sugerente, bailable pero ominoso... como el efecto secundario de una pastilla que te da alguien en una fiesta para enfermos mentales. Capto ecos de Trance pero muy comedidos, llevados al límite de lo que podría ser una banda sonora a lo CARPENTER pero puesto de LSD hasta las cejas. El tempo en general en todo el álbum es lento lo cual ayuda a recrear una sutil atmósfera a caballo entre una banda sonora de finales de los 80 y el techno de papel, pegamento en barra y Do It Yourself. 



Está claro que el estilo de KOYAZIU es muy personal como demuestra "Te Sentirás Bien", corte muy enclavado en el Techno Ambient y lo bailable con guiños por doquier a la escena Asturiana pero que a poco que te esfuerces captas sin duda una base NEU! por debajo de los machacones ritmos de las bases de bajo. "Dos Personas, Una Vida" continúa por la misma línea añadiendo algún elemento de los olvidados RHEINGOLD... electro y dance en íntima comunión y punto de partida de una melodía futurista que atraviesa de improviso el tema para llevarlo a otros terrenos más experimentales y ligeramente industriales. "Primer Problema, Primeras Paces" cierra la Cara A con Kraut Ambiental tal y como hacía los desaparecidos ATLETA (Jaume L. Pantaleón y José Roselló) en su single "Fariseos" o su debut "Catedrales". Recordar que músicos del calibre de MOEBIUS o ROEDELIUS de CLUSTER, en la década de finales de los ochenta y primeros noventa, hicieron un montón de grabaciones de este tipo muy recomendables.

La Cara B es mucho más experimental, como demuestran los 7 minutos de "Dos Personas, Una Pena", surcada por una lenta, correosa y pegadiza melodía que se aleja bastante del cariz más asequible de los primeros temas. Por momentos parece que estés bailando en gravedad cero o viviendo los efectos secundarios de una sobredosis de benzodiacepinas. Un temazo de Minimal Techno que se continúa con sutilidad pasmosa con "No Volverás a Ser Igual". El estilo de KOYAZIU se va oscureciendo conforme avanzan los temas y tengo la sensación lejana de que me están practicando un psicoanálisis enterrado/oculto en la música y sin mi consentimiento. 

Como colofón el clímax final con "Nunca Sabrás Si Es Mejor", para mi gusto el mejor tema de la cinta no sólo porque reúne las características antes citadas en mayor o menor medida, sino porque a los aires tribales de sus melodías contagiosas (chasquidos de dedos incluídos) se suma un silbido loopeado arropado en un Drum n´ Bass y aires de aletargado Acid House que me parece colosal, épico y que no consigo quitarme de la cabeza. 




domingo, 13 de mayo de 2018

KLEINE KÄTZE - "KLEINE KÄTZE" (CASSETTE AUTOEDITADA; 2014)


[…] Yo soy el gato cerca del cual se abrió el árbol ished en Heliópolis la noche en que fueron destrozados los enemigos del Señor del Universo […]
LIBRO DE LOS MUERTOS, CAPÍTULO 17

Una traducción medianamente aceptable de KLEINE KÄTZE podría ser "gatito" o "pequeño gato". Alrededor de 9500 años de historia parecen contextualizar las vidas del ser humano y el gato, hasta el punto de que su lugar en la mitología y leyenda le reserva su particular panteón sagrado. 

Este proyecto madrileño de Electrónica y Dark Ambient surge de la aleación entre NARCOLÉPTICA (Beatriz Vaca) y DESDE LOS BOSQUES (David Coello García, del que os hablé hace poco en relación a su proyecto ATTHIS aquí) datando ya de 2014 (se grabaría en la Residencia Artística Linneo). Música atemporal para rendir especial homenaje a la figura del Felis Silvestris Catus en sus más diversas modalidades; desde el gato mitológico egipcio por excelencia de Bastet (y las urbes de Meroe y Ophir) a sus encarnaciones japonesas y turca como son Aoshima y Kalkan (islas de adoración gatuna), para pasar como no a la mitología Lovecraftiana con Ulthar y el río Skai (casualmente, el modo de recepción por satélite de TV siempre ha sido llamado SKY) y acabar con el básico, simple minimo de toda la vida, Catu... 


El disco de KLEINE KÄTZE es una endiablada muestra de cómo fundir música ritual con experimentación y electroacústica en una perfecta simbiosis donde lo sintético y orgánico se funden en sabia armonía. La guitarra procesada de Beatriz Vaca se imbuye de un misticismo abstracto con los soundscapes de David Coello en una suerte de cruce entre la escuela Berlinesa de nuevo cuño (véanse las cosas de techno/jungle que se están editando en el pionero sello MONIKA ENTERPRISE) y ruidismo contenido. Por poner algún ejemplo que se me viene a la cabeza una y otra vez están BARBARA MORGENSTERN, GUDRUN GUT y la más reciente SONAE (Sonia Güttler). No digo con esto que KLEINE KÄTZE toquen Techno, pero sí que hay cierto sustrato alemán en su forma de concebir la electrónica y los loops incesantes que se te clavan hasta provocar síndromes compartimentales en la psique (quizás por eso hayan elegido un nombre alemán aunque la verdad es que no lo sé). 

Eso con respecto algunos temas, porque otros tienen la impronta nostálgica de una nana no euclidiana que nos llegara distorsionada por una onda de radio séptica y decadente. Otros parten de la insistente sirena de alarma de un ataque de procedencia desconocida para ir añadiendo ingredientes beligerantes a una guerra de guerrillas sonora donde gana no el más ruidista, sino aquel/aquella que consiga primero la bandera de Bubastis.

Lo cierto es que no voy a separar los temas porque los 80 minutos que dura el trabajo son una suite anímica que pasa por los diversos estadíos de un Via Crucis felino; si generalmente acojona que el abismo te devuelva la mirada, cuando un gato te la devuelve algo atávico y ancestral se mueve dentro de nuestras entrañas. Drones, percusiones tribales en un juego dominatrix con la diosa Bastet de por medio. 


Curiosamente, a la Diosa Bastet se la representaba en el Antiguo Egipto con un SISTRO (morfológicamente con la forma de los cuernos de una vaca), instrumento musical de la familia de los Idiófonos (usan su propio cuerpo como ente de resonancia) común a las diosas Isis, Bat y Bastet y que a pesar de su antigüedad todavía son usados en ritos Coptos. 

Bastet a su vez es símbolo de paso entre los dos mundos (se dice que los gatos son capaces de ver a los muertos) y la música de KLEINE KÄTZE yo no sé si sirve para invocarlos, pero estoy seguro de que de hacerlo, estos se unirían al baile sincopado, abstracto y amorfo de la música de este genial dúo que huye del ruido tan marchito que parece abundar por doquier y de los clones de Brian Eno (que también últimamente se reproducen por mitosis) para crear un terreno mucho más interesante y cargado de abono musical. 

Lo que crezca de aquí sólo es posible de discernir a oscuras y en íntima comunión con unos buenos auriculares porque la cantidad de recursos y versatilidad usados son inabarcables en una simple reseña. La edición es en cassette (limitado a 40 copias) trabajado a mano, de color verde como los insondables ojos de la Diosa de la Guerra del Antiguo Egipto.